UN VIAJE POR LOS ESCENARIOS MÁS EXCLUSIVOS
  LA MÚSICA

Tú me acostumbraste nos conduce por distintos escenarios muy exclusivos. Aunque, como nos muestra Silvia Grijalba, no debemos dejarnos seducir por las apariencias. Ya saben: engañan.

Estambul, la belleza decadente

Pera Palace, en Estambul, una de las localizaciones de Tú me acostumbraste

Alberto convence a Marta para que le acompañe en un viaje a Estambul. Colabora con varias empresas que ofrecen viajes de alto standing por las ciudades más importantes y Capadocia. Se alojan en el remodelado Pera Palace, el hotel favorito de Agatha Christie cuando viajaba a Oriente. Toman un baño turco en un hamman y se dejan embriagar por las vistas de la terraza del restaurante y café Pierre Loti, junto al viejo cementerio. Y vemos con otros ojos la Mezquita Azul y el Gran Bazar –no se pierdan la lección de cómo regatear de Alberto.

Londres, el lujo con clase

Pocos hoteles internacionales pueden presumir de mayor glamour que el londinense The Dorchester, donde se aloja la pareja: “Después de pasear por Chelsea bajo la lluvia, probamos casi todas las ostras posibles, bebimos champán y comimos pan con mantequilla. La combinación no podía ser mejor”

El barrio de Chelsea, transmite la pujanza de la ciudad. Allí se encuentran establecimientos como la bella ostrería Bibendum, en el edificio Michelin. Una de las calles más caras del mundo es Courtney Avenue, en donde está situada la Stanley House, la mansión de sir Henry. Su monumental biblioteca recuerda a quien fue el primer propietario de la casa, el pintor sir Lawrence Alma-Tadena.

La Gran Bretaña de los castillos y las mansiones rurales



Con sir Henry y lady Elizabeth emprendemos un viaje hacia Escocia y, más tarde, a Hampshire uno de los condados que puede presumir de albergar las casas de campo más espectaculares del Reino Unido y, por lo tanto, del mundo.

En un castillo próximo a Edimburgo, Marta es invitada a una fiesta de la aristocracia británica, en la que las formas y las apariencias lo son todo. Un marco espectacular para una celebración que nos transporta a la época victoriana: “No es lo mismo decir que eres una cazafortunas que una princesa que busca alguien de su posición, con todos los respetos por las cazafortunas y las princesas”.

Marbella entre dos épocas

Pocos lugares, como Marbella, reflejan los cambios que han sufrido las clases adineradas, ese minúsculo porcentaje de la población que controla la riqueza. La aristocracia nómada y básicamente europea de los años 50 y 60 del siglo XX fue dando paso, poco a poco, a los millonarios procedentes de Norteamérica y a las fortunas petroleras de Oriente Medio. Tras la caída de la URSS aparecieron los nuevos ricos del Este, a los que se sumaron los españoles enriquecidos con la burbuja de la construcción. La crisis económica lo ha trastocado todo.

Esa transformación está presente, de una forma muy sutil, en el trasfondo de la novela, que usa la ciudad como algo más que un marco escénico. Lady Elizabeth Hamilton es una de aquellas aristócratas británicas que descubrieron el paraíso en Marbella hace setenta años, cuando Jaime de Mora, Alfonso de Hohenlohe y el marqués de Nájera decidieron convertir aquel privilegiado enclave de la Costa del Sol en un refugio para millonarios. El histórico Marbella Club se convirtió en el epicentro del Camelot andaluz: “Unos meses más tarde Marbella estaría llena de tiendas de Compro Oro, empeños, compra de joyas antiguas, de ropa de marca de segunda mano".

 

 

 

Tú me acostumbraste by Tú Me Acostumbraste on Grooveshark

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



TÚ ME ACOSTUMBRASTE EN LAS REDES SOCIALES

Silvia Grijalba en Facebook Silvia Grijalba en Twitter

 


C O P Y R I G H T  (C)  S I L V I A G R I J A L B A . C O M   2 0 1 4  |  W E B  D E S I G N  B Y  S H O C K A
C O N T A C T O: cONTACTO@SILVIAGRIJALBA.COM